El Limonero

Dejar en infusión hasta enfriamiento. Añadir azúcar a voluntad. Limonada: Cortar el limón por la mitad. Exprimir el jugo en un vaso de agua azucarada al gusto. Si se prefiere la limonada efervescente, bastará añadir una pizca de bicarbonato, sin agitar y son grandes tipos de plantas curativas. La limonada es indicadísima en los estados febriles con sed. En los países cálidos, para evitar que el uso demasiado abundante de la limonada provoque disentería, se corrige con ron o aguardiente.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario