Cataplasmas de repollo

Para los cataplasmas se toman un par de hojas de repollo, se les quita la nervadura principal, se lavan, escurren, y se pican. Se dejan en remojo en jugo de limón durante unos 20 minutos y se colocan sobre la zona afectada directamente. Se cubre con una hoja de repollo y se sujeta todo con un vendaje. Se deja de dos a tres horas y se vuelve a renovar cuantas veces se considere necesario. Son especialmente indicados para casos de abscesos los tratamientos con compresas (húmedas y calientes) o baños de inmersión en la zona afectada. Cuando el absceso esté abierto se recomiendan baños de sol por su poder antiséptico y cicatrizador.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario