El Girasol y su cultivo

El girasol se adapta bien a cualquier tipo de suelo fértil y se multiplica a través de semillas, las flores aparecen cerca de tres o cuatro meses después del cultivo, y las semillas están maduras cuando las cabezuelas florales comienzan a inclinarse, época en que se deben cortar y ponerlas a secar. Esta planta es muy útil para secar pantanos y lugares húmedos debido a su sistema radicular. Son innumerables las aplicaciones terapéuticas del girasol que, además de diurético y expectorante, combate las hemicráneas, excitación nerviosa, fiebres, resfriados, pleuritis, afecciones estomacales, hemorragias nasales, hematurias y cardialgas.

Externamente, se utilizan las hojas y las semillas machacadas contra llagas, heridas, contusiones etc. En homeopatía está indicada en las oftalmías, amenorreas, catarros, furúnculos y panadizos. Porque contiene grasas no saturadas, el aceite de girasol es ideal para aquéllos que siguen una dieta destinada a bajar el índice de coles-terol de la sangre.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario