Las bayas y sus poderes antioxidantes

Moras, arándanos, grosellas… Estas pequeñas frutas son una excelente fuente de licopeno y ácido elágico, unos fitoquímicos que previenen el daño celular que puede desembocar en cáncer. Su color violáceo o granate se debe a una sustancia llamada antocianina, que les otorga un extraordinario poder antioxidante. Este flavonoide previene el envejecimiento y el cáncer. Además, las bayas fortalecen los vasos sanguíneos, protegen la vista, reducen el riesgo de cardiopatía y tienen efecto depurativo sobre el estómago y el intestino gracias a sus ácidos cítrico, málico, tartárico…

Etiquetas: , ,

Deja un comentario