La mirra un alimento de reyes

Cuenta la Biblia que los Reyes Magos ofrecieron tres regalos al niño Jesús: oro, incienso y mirra. La mirra es una óleo gomo resina obtenida del tallo, planta que en la antigüedad fue empleada sobre todo en forma de emplastos, mezclada con miel para tratar dolores musculares y reumáticos. El nombre de Mirra deriva de la palabra árabe y griega “mur”, que significa amargo. Nativa de Arabia y Somalia, la mirra se obtiene mediante la exudación espontánea por las grietas y fisuras que ordinariamente se forman en la corteza o por incisiones realizadas en ella.

Con ello se consigue una goma amarilla amarga y aromática que al secarse adquiere formas irregulares y una tonalidad pardo rojiza. En su composición se destaca un aceite esencial formado por terpenos, sesquiterpenos, esteres, aldehido cumínico y eugenol. Además, presenta ácidos, fenoles, proteínas y glúci-dos. Estos componentes le confieren fundamentalmente propiedades expectorantes, antitusivas y antisépticas. Algunos especialistas le atribuyen además acción antiespasmódi-ca, antifungica, astringente y estimulante inmunitaria, circulatoria y digestiva.

Etiquetas: ,

Deja un comentario