Euforbia resinosa

Un síntoma clave relacionado con este remedio es el dolor ardiente en los huesos, como si sobre ellos hubiera carbones encendidos. Las extremidades se notan débiles y dislocadas, con dolores agudos de calambres y debilidad en las articulaciones.

Antecedentes: en los tiempos clásicos, la euforbia resinosa se usó como purgante, hasta que se reconoció el peligro de envenenamiento debido a una sobredosis, lo que condujo a su abandono. En Europa, su savia lechosa e irritante se usó para quemar las verrugas hasta el siglo XlX.

Aplicaciones: Otro problema clásico tratado con este remedio es el prurito, ardor en la piel, posiblemente con verrugas, úlceras que curan con lentitud o formación de ampollas amarillentas. Estos síntomas pueden deberse a erisipelas (una infección bacteriana) en la cara.

Etiquetas: ,

Deja un comentario