Palmera o Phoenix canariensis

Originaria de zonas cálidas, el jugo de sus frutos es útil para la tos, los catarros y las molestias intestinales ligeras. Es sedante y armonizante. Da sensación de plenitud y fluidez, manteniendo el estado por mucho tiempo. Se indica en el tratamiento de sordera, autismo, pérdida de equilibrio, mareos, vértigos, problemas hepáticos, desequilibrios iónicos, várices, mala circulación, alergias asmáticas, dolores en el centro de la espalda y escoliosis.

Etiquetas:

Deja un comentario