Un estimulante psicofísico que aporta equilibrio

La paulina cupana pertenece al grupo de las denominadas adaptógenas, ya que contienen una o más sustancias que tienen la capacidad de establecer una relación más armónica entre el individuo y el medio. Además del guaraná, el gingko biloba y el ginseng, pertenecen a esta categoría tan particular. También, tiene alguna similitud, en algunos aspectos, con el mate, el té y el chocolate, todos tienen principios activos pertenecientes a la familia de las metilxantinas, sustancias que tienen un efecto estimulante sobre el sistema nervioso central. Hace muchos años ya fue demostrado que el guaraná puede inhibir la agregación plaquetaria, algo muy importante desde el punto de vista de la protección cardiovascular, porque evita obstrucciones y la formación de coágulos. Al mismo tiempo, se ha comprobado que ejerce una acción antibacteriana. El otro aspecto importante es su capacidad de proteger el sistema gastrointestinal, la base de esta protección la logran los raninos, sustancias con elevada acción antioxidantes, perteneciente a la familia de los llamados “flavonoides”. Todas estas cualidades convierten al guaraná en un excelente energizante sin contraindicaciones.

Etiquetas:

Deja un comentario