Archivo de la categoría ‘abetos’

Picea abies

Sábado, 10 de diciembre de 2011

Picea abies: en la navidad, el árbol cargado de adornos y regalos no sólo es un símbolo tradicional sino que constituye el centro de atención rincipal para chicos y grandes. La costumbre de adornar el arbolito se remonta a épocas paganas, cuando los pueblos de Europa Central acostumbraban hacer ofrendas de ramas y frutos a sus dioses pero, cobra mayor importancia en la Edad Media, durante la representación de los “Misterios”. En ellos se tocaban temas religiosos como la Creación, la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, la Redención con la Resurrección de Cristo.

El árbol, símbolo del Edén y de las dádivas del Creador, aparecía en dichas representaciones y desde entonces fue popularizándose en Europa y luego, en América y el resto del mundo. ¿Por qué se usaron las coniferas como el abeto y el cedro para colocar los regalos navideños? No se sabe con certeza pero, es probable que su forma piramidal tan atractiva y su abundancia en esas regiones de Europa hayan sido los motivos principales. En nuestro país también es una costumbre, aunque no solemos usar especies nativas. En general, tendemos a adornar arbolitos artificiales que imitan -casi siempre con poco éxito- a los abetos europeos e, inclusive, los cubrimos con nieve de algodón aunque tengamos más de 30°C durante nuestros festejos.

Picea pungens abeto colorado

Viernes, 2 de diciembre de 2011

Picea pungens koster o abeto azul, de muy lento crecimiento y que se obtiene por injerto. Los abetos tienen un precio relativamente alto por lo difícil de su cultivo y la lentitud de crecimiento, que hacen que pasen varios años antes de que el cultivador logre una planta con tamaño suficiente para ser vendida. Si Ud. no puede adquirir un abeto probablemente pueda optar por un cedro del Himalaya (Cedrus deodara) que tiene hojas en forma de agujas más largas que las de los abetos, de color verde claro grisáceo cuando es adulto y con forma piramidal bastante adecuada para ser adornado.

Abeto arbol para el reumatismo

Jueves, 12 de mayo de 2011

El abeto puede llegar hasta los 50 metros de altura. Conifera de ramas horizontales, corteza blanquecina, hojas aciculares y persistentes, flores poco visibles y fruto en pinas. Para los efectos medicinales de este arbol también puedo usarse el pino. Si se hierven 200 gramos de pinas se obtiene un cocimiento recomendable para baños de pies y baños fortificantes, sobre todo para casos de reumatismo y gota. Hirviendo 20 gramos de hojas en un litro de agua se obtiene una bebida recomendable para casos de tos (en resfríos y catarros).

El cultivo del arbol de navidad

Jueves, 4 de noviembre de 2010

Todos los abetos que adquirimos por estas fechas proceden de cultivos destinados a esta finalidad. El riesgo legal y las dificultades que supondrían extraer este tipo de árboles impulsó su plantación controlada con garantías totales de respeto al medio natural. Estos árboles son vegetales cultivados, como cualquier otra planta ornamental, y su uso frente a opciones artificiales tiene importantes ventajas ecológicas. Los que son de plástico o están elaborados con metales conllevan el uso de recursos limitados no renovables y su transformación comporta procesos químicos, gastos de energía y generación de residuos.

Además, cuando se desechan no son biodegradables, a diferencia de los naturales. Durante su etapa de crecimiento, el arbol de navidad naturales ejercen una función medioambiental importante: producen oxígeno, por lo que contribuyen a mejorar la calidad del aire y a combatir la contaminación. Actualmente, muchas ciudades españolas establecen servicios de recogida selectiva de los abetos para triturarlos y usar el humus resultante como abono en los jardines. Por más información visite Jardines.

Abetos

Viernes, 11 de septiembre de 2009

Propiedades curativas. El abeto, sumamente rico en resina, ha resultado de gran utilidad, desde la antigüedad, para el tratamiento de todas las afecciones pulmonares. En la actualidad, con las yemas se preparan infusiones muy indicadas para combatir la bronquitis, las formas agudas de la cistitis, la tos convulsiva y la fluxión de la vejiga. Es notorio que los lugares donde se cultivan las coniferas ejercen una acción benéfica sobre las enfermedades de índole pulmonar, mejorando los enfermos que pasan allí largas temporadas.