Archivo de la categoría ‘curativas plantas’

Encina para tratamiento de gastroenteritis

Martes, 16 de octubre de 2012

Nativa de la región mediterránea, en la actualidad es una especie ornamental muy difundida en Sudamérica. La corteza y los frutos son muy ricos en taninos, y en especial en ácido cuercitánico. Los taninos son astringentes: secan las mucosas inflamadas y facilitan la coagulación de los tejidos animales. La encina tiene propiedades antídiarreicas y es especialmente recomendada en el tratamiento de gastroenteritis infantiles. Los enjuagues bucales con una decocción fría de su corteza ayuda a combatir la estomatitis, la faringitis y todo tipo de problemas bucales. También corta las hemorragias nasales, alivia la conjuntivitis y los reumas, y hace desaparecer los sabañones, los eccemas y las ulceraciones cutáneas. Puede aplicarse para curar trastornos en los ojos, la cabeza, la flora intestinal y los nervios. Combate las intoxicaciones alimentarias y atenúa el efecto de los tics, las compulsiones y el estrés. La esencia de la flor activa lentamente, pero tiene efectos duraderos. La vitalidad aumenta hasta alcanzar un estado óptimo de energía.

Datura para la columna entre otras cosas

Domingo, 14 de octubre de 2012

Es un arbusto leñoso, de América del Sur y Asia. Todas las partes de la planta son venenosas, incluso eran utilizadas por los indígenas por sus propiedades hipnóticas. Su esencia se utiliza para combatir problemas de la columna vertebral, erupciones cutáneas, hemorroides y várices. También se recomienda en casos de dolores en articulaciones, artritis, cáncer y virus poco frecuentes.

Ciprés para problemas óseos y articulares

Viernes, 12 de octubre de 2012

Originario de Asia Menor, actualmente es muy frecuente en Europa y en América. Puede vivir hasta setecientos años. Su raíz principal penetra a una gran profundidad, de modo que crece en lugares secos. Sus nueces y la madera son las partes más utilizadas. Sus propiedades curativas se conocen desde la Antigüedad: Hipócrates: Galeno, los aztecas y otros pueblos lo utilizaban en sus curaciones. En su composición existen varios hidrocarburos, taninos y aceites esenciales de efectos tonicovenosos y vasoconstrictores. Fortalece la vejiga de la orina y es un buen astringente, sudorífico, diurético, febrífugo, balsámico, antitusígeno y expectorante. Es útil para las hemorroides y la incontinencia urinaria, así como para diferentes problemas derivados de la menopausia, la mala circulación y la diarrea.
Es estimulante y activador. Se recomienda para problemas óseos y articulares, osteoporosis, artritis, artrosis, problemas circulatorios, envejecimiento, arrugas en la piel, insuficiencias hepáticas, agotamiento físico y mental, y manos y pies fríos.

Cercis siliquastrum contra dolores de espalda y cabeza

Miércoles, 10 de octubre de 2012

Es originario del Mediterráneo oriental. Su aspecto encorvado engendró la leyenda de que fue en este árbol dónde se ahorcó Judas. Su elixir floral es indicado para restaurar canales de energía cortados, cicatrices patógenas y otros daños producidos en el cuerpo sutil. Activa la vitalidad y la expansión. Tiene ciertos beneficios sobre los trastornos hepáticos. También mejora los dolores desde la octava vértebra dorsal hasta el cuello y los dolores de cabeza frontales. Es un buen anticancerígeno hepático y ejerce un efecto estimulante sobre la testosterona.

Brachichiton para quemaduras

Lunes, 8 de octubre de 2012

Natural de Australia, este árbol es propio de los climas tropicales o subtropicales. Su elixir es sedante y estabilizador. Alivia los dolores agudos, es cicatrizante y actúa en la recuperación de quemaduras. Se trata de un excelente regenerador hepático y desinflamatorio. A su vez, es muy útil en el tratamiento de problemas de próstata, hemorroides y várices, así como en el normal desarrollo del embarazo.

Corylus avellana para gripes y resfríos

Sábado, 6 de octubre de 2012

Típico del bosque caducifolio europeo, es bastante frecuente en nuestro país, donde se los cultiva por sus exquisitos frutos. La avellana es un alimento rico y nutritivo, de alto contenido calórico, que ya en el siglo I Dioscórides recomendaba para las enfermedades respiratorias. En fitoterapia se utilizan la corteza de las ramas jóvenes, las hojas y las avellanas. Todas las partes de este árbol contienen flavonoides y taninos, y sirven como tónico venoso para várices y hemorroides, y como cicatrizante y antiinflamatorio. Los amentos (inflorescencia en espiga) tienen propiedades depurativas, sudoríficas y febrífugas. Pueden utilizarse para tratar gripes y resfríos. También se usan para combatir la obesidad. El aceite de avellana es astringente y se utiliza para tratar pieles grasas y acné. El avellano fortalece los huesos, da vitalidad y es un buen reconstituyente en caso de enfermedad. Además, activa el sistema inmunológico, cura artrosis, artritis y reuma; purifica el sistema linfático y soluciona problemas del oído y la garganta.

Araucaria para el Mal de Parkinson

Jueves, 4 de octubre de 2012

Llamado pehuén por las tribus mapuches, la araucaria es un árbol de muy lento crecimiento, natural de la zona sur de la cordillera de los Andes. Sus semillas son comestibles, aunque no poseen ningún efecto terapéutico. La esencia de la flor de araucaria es un armonizante. Aporta paz y fluidez, convirtiendo en receptor de lo divino y abriendo un canal para expresar lo que se siente. Indicado para casos de Mal de Parkinson, nerviosismo, tics, parálisis, locura, esquizofrenia, autismo, epilepsia, psicosis, dificultades en el aprendizaje, pérdidas de atención, pigmentación de la piel e insomnio.

Alcornoque para la la faringitis y mucho más

Domingo, 30 de septiembre de 2012

Se utilizan las ramas, las bellotas y las hojas, ricas en tanino. Sus frutos son los astringentes más poderosos que se conocen. Además, tienen un efecto antiinflamatorio y analgésico. Pueden utilizarse para combatir la piorrea, la parantodosis, la estomatitis y la faringitis mediante enjuagues y baños bucales. También cura las hemorragias nasales, la conjuntivitis, los sabañones, las hemorroides y las fístulas, los eccemas y grietas en la piel, las úlceras, las llagas y los dolores reumáticos. Dan resistencia y vitalidad, y son indicados en trastornos renales, disfunciones de las glándulas suprarrenalees, dolores lumbares, pérdida de visión y molestias en los ojos.

Cultivar hierbas en su jardín

Martes, 12 de octubre de 2010

Cultivar hierbas en el jardín, el balcón o la terraza permite tenerlas a mano, frescas y fragantes, para agregarlas en los platos, preparar infusiones saludables, almacenarlas para todo el año o perfumar un ambiente. En los primeros jardines de Grecia y Roma, las hierbas aromáticas eran las reinas y señoras. Al tiempo que se valoraban sus propiedades medicinales, se les atribuían variados poderes de protección contra hechizos y dioses malignos.

Hoy están probadas las diversas virtudes de las hierbas: son de utilidad para la salud, multiplican los sabores de la cocina, resultan aliadas en la belleza, regalan el placer del aroma. Pero son apreciadas también por su porte, color y forma. Más aún, están de última moda los jardines y balcones que incluyen hierbas o son diseñados exclusivamente con ellas. Los yuyos son fáciles de colocar y no requieren demasiados cuidados: sólo tierra fértil bien drenada, sol y riego racional. Por más información visite Jardines.

Plantas de efectos depurativos

Jueves, 19 de agosto de 2010

Ciertas plantas medicinales tienen efectos depurativos y la propiedad de purificar la sangre y eliminar las toxinas producidas por el organismo. Para esto se eligen las especies que tengan una acción específica sobre el órgano sobre el cual se quiere actuar. Por ejemplo, en casos de problemas hepáticos, se recomiendan la Alcahofa, la Zanahoria y la Celidonia. Para purificar la sangre se recomiendan la Bardana, la Gatuña, la Genciana o la Zarzaparrilla. En casos de afecciones de vías urinarias, se recomiendan la Borraja, la Malva, Amargón y Barba de Choclo. En casos de complicaciones por arenillas o cálculos de vesícula, se recomienda la Bolsa de Pastor, el Hiericón o la Verbena.