Archivo de la categoría ‘El Cataplasma’

Cataplasmas de repollo

Miércoles, 25 de agosto de 2010

Para los cataplasmas se toman un par de hojas de repollo, se les quita la nervadura principal, se lavan, escurren, y se pican. Se dejan en remojo en jugo de limón durante unos 20 minutos y se colocan sobre la zona afectada directamente. Se cubre con una hoja de repollo y se sujeta todo con un vendaje. Se deja de dos a tres horas y se vuelve a renovar cuantas veces se considere necesario. Son especialmente indicados para casos de abscesos los tratamientos con compresas (húmedas y calientes) o baños de inmersión en la zona afectada. Cuando el absceso esté abierto se recomiendan baños de sol por su poder antiséptico y cicatrizador.

Preparación de cataplasma

Lunes, 23 de agosto de 2010

Se pueden preparar las siguientes cataplasmas:
CATAPLASMA I
Fenogreco …………….30 gramos
Flor de Malva…………30 gramos
Parietaria ……………..30 gramos
Harina de Lino………..30 gramos
Harina de Mostaza……30 gramos
Agua ………………………. 250 cc

Se hierven los ingredientes en el agua, hasta que se reduzca a la mitad, se le agrega un puñado de harina de Lino, hasta obtener una crema de consistencia espesa. Si fuera necesario, se le agrega un poco de agua caliente. Se prepara una cataplasma colocando este preparado entre dos paños limpios y se aplica caliente, cada tres horas.

Como aplicar el Cataplasma

Miércoles, 4 de agosto de 2010

Son pastas espesas y húmedas que se aplican sobre las zonas afectadas del cuerpo. El cataplasma se pueden aplicar frías o calientes y sus componentes son muy variados. Las cataplasmas producen un aflujo de sangre en la zona de su aplicación, calmando dolores, descongestionando partes inflamadas, ayudando a pronta cicatrización de heridas o actuando como emoliente ablandando granos y abscesos o durezas cutáneas (durezas de piel, callos, etc.).

Algunas cataplasmas se colocan directamente sobre la piel y otras (las que llevan como componente harinas o papillas) deben ser aplicadas primero sobre una muselina o paño limpio y después colocadas sobre la zona afectada. En ambos casos, las cataplasmas se deben mantener en su lugar, mediante vendajes adecuados.