Archivo de la categoría ‘El Olivo’

Olea europea y su historia

Domingo, 17 de abril de 2011

El olivo Olea europea, árbol de la familia de las oleáceas, es nombrado en distintos párrafos de la Biblia. Crece en estado silvestre, pero en Palestina también se cultiva. Las laderas occidentales del Líbano, la región costera y las colinas de Galilea están densamente pobladas de estos árboles. Los más famosos crecen en el jardín de Getsemaní y se dice que algunos de ellos son de los tiempos de Jesús, ya que estos ejemplares viven muchísimos años.

Al olivo principio del Génesis ya no cubren la tierra, gracias a la rama verde de olivo que le trae una paloma. El aceite de oliva, que hoy en día posee un rol terapéutico indiscutido, también poseía una aplicación medicinal en la Antigüedad. De la misma forma, desempeñaba una función importante en la preparación de unciones. Por ejemplo, cuando reyes o sacerdotes eran ordenados, se vertía aceite sobre sus cabezas e, incluso, todos los demás objetos se ungían con aceite mezclado con mirra, canela y cálamo aromático (Éxodo 30,22).

Olivo Arbol

Domingo, 11 de abril de 2010

Contra las quemaduras: 2 cucharadas de aceite batidas con una clara de huevo llamado bálsamo del samaritano. Excelente fármaco para los que sufren de inflamaciones de los ríñones y de la vejiga, de hemorroides y de espasmos gástricos. La infusión de hojas secas, 30 g en 1 litro de agua, durante 24 horas se usa con éxito, en uso interno, contra las fiebres intermitentes.

Olivo Propiedades

Sábado, 10 de abril de 2010

Excelente para clisteres, hasta 500 g en los estreñimientos pertinaces, como resolutivo en las obstrucciones intestinales, como calmante de los cólicos subsiguientes en los partos difíciles. El aceite desacidificado y esterilizado se emplea para preparar inyecciones hipodérmicas y es el componente básico de muchos ungüentos.

El Olivo

Viernes, 9 de abril de 2010

Planta apreciadísima por su aceite, la dureza de su madera y por las propiedades medicinales de los frutos, hojas, corteza. El fruto, mesocarpo da un aceite comestible usado, asimismo, como emoliente y laxante de 30 a 60 g por dosis que protege las mucosas de las inflamaciones viscerales y en los envenenamientos producidos por cáusticos y corrosivos; sumamente útil también en los cólicos hepáticos y nefríticos, pues facilita la expulsión de los cálculos.