Archivo de la categoría ‘Gladiolos’

Cultivo y propiedades de Gladiolo

Miércoles, 15 de septiembre de 2010

Los gladiolos se multiplican a través de las semillas y de los rizomas, pero el primer método sólo se utiliza cuando se quiere crear una nueva variedad. Los bulbos se deben conservar en lugar seco y aireado. Como casi todas las Iridáceas, la Gladiolus communis posee propiedades helmínticas y depurativas. La Iris germanica, además de diurética poderosa, calma los accesos de asma, tos y bronquitis y hace cesar las náuseas y los vómitos. Su rizoma fresco, comprado en herboristerías o farmacias, desinflama y alivia el dolor de las encías de los niños durante la dentición.

Decocción: hervir en 350g de agua 5g de gladiolo, 5g de raíz de orozuz y 5g de helenio y dejar en reposo durante aproximadamente 20 minutos. Filtrar y dulcificar con miel. En caso de asma, beber en dos tandas, una por la mañana en ayunas y otra por la noche antes de acostarse. En caso de bronquitis, beber tan sólo una taza por la noche. Diurético Infusión: verter en una taza de agua hirviendo 15 gramos de rizoma de gladiolo. Filtrar y beber en dos tandas. Por más información visite Plantas medicinales.

Descripción de los Gladiolos

Martes, 14 de septiembre de 2010

La palabra gladiolo del latín gladiolus o espada pequeña, debido a la forma de sus hojas sirve hoy para designar todas las especies ornamentales (cerca de 250) de ese género, la mayor parte de ellas procedente de África y el resto de la región mediterránea de Europa. A partir de estas especies se han obtenido y se continúan obteniendo innumerables variedades hermosas, que se distinguen por la forma, amplia floración, colorido, rigidez y conservación de las cualidades. La Gladiolus communis, una de las especies más conocidas, es una planta herbácea que presenta hojas grandes e inflorescencias en espigas, en forma de palmas, con numerosas flores de color rosado oscuro casi rojo.

Entre los innumerables gladiolos existe uno que sobresale por sus aplicaciones medicinales. Se trata de la Iris germánica, también de la familia de las Iridáceas, que es una planta perenne, con cerca de un metro y medio de altura, muy cultivada por sus hermosas flores y su elegancia. De su grueso rizoma subterráneo parten numerosas radículas y del centro de las hojas rectas y lineares surge el tallo floral, con grandes flores que tienen seis pétalos, tres vueltos hacia abajo y tres hacia arriba. Una variedad de esta especie presenta flores de color violeta y otra, flores amarillo blanquecino o marrón púrpura. Para fines medicinales se utilizan tan sólo los rizomas.