Archivo de la categoría ‘Melisa’

Planta Melisa para la cabeza y los nervios

Sábado, 7 de enero de 2012

Planta Melisa
Está indicada para casos de ansiedad, depresión leve, desazón e irritabilidad, especialmente en personas que sufren trastornos de origen nervioso que se manifiestan con palpitaciones, cefaleas, taquicardia y mareos. También es útil cuando el exceso de ansiedad causa problemas digestivos (indigestión, acidez, náuseas, vómitos y cólicos). La melisa se administra en forma de infusión, tintura y aceite esencial. En depresiones suaves y estados de ansiedad conviene utilizar la tintura. Se debe ingerir media cucharadita en dos dedos de agua, tres veces al día. La infusión está especialmente indicada contra los dolores de cabeza de origen nervioso. Es normal que después de tomar melisa se produzca un corto período de excitación antes del efecto sedante.

La infusion de melisa

Jueves, 16 de diciembre de 2010

Ingredientes: 1 cdita de melisa, 1 edita de orégano, 1 cidta de espino albar, 1 taza de agua. Preparación y dosis: cuando el agua rompa el hervor, añadir las plantas indicadas. Tapar el recipiente, apagar el fuego y dejar reposar durante cinco minutos. Filtrar y endulzar. Tomar una taza bien caliente por la noche, antes de acostarse. Es importante que el recipiente sea bien tapado y que, antes de filtrar la infusión, aproveche también las

gotitas condensadas debajo de la tapa, ya que el efecto sedante de la melisa (también conocido como toronjil), responde principalmente a los aceites esenciales de la misma. Estos aceites suelen desprenderse con gran rapidez al entrar en contacto con el agua hirviendo. Si el recipiente no fuera tapado al hervir, dichos principios activos se perderían evaporados. La melisa es recomendable también para calmar chicos inquietos, dándoles un baño de inmersión donde se haya diluido una buena cantidad de infusión de la planta.

La Melisa

Miércoles, 17 de marzo de 2010

También conocida por toronjil, Cidronella y hierba limonera. Crece espontáneamente en los prados y lugares frescos. Es una planta muy buscada por las abejas. Contiene un aceite esencial y una fuerte proporción de alcanfor, lo que le da un sabor aromático y un intenso perfume que recuerda vagamente el del limón.